maternidad

¿Tiempo de calidad o cantidad de tiempo?

tiempo-calidad-cantidad

Tengo la inmensa suerte de tener un trabajo que me permite llevar a mi hijo al colegio, recogerle y pasarme la tarde con él, pero a cambio, en los meses de mayo y junio, que son los de más carga de trabajo, trabajo a todas horas y necesito la ayuda de mis padres para que le lleven, le traigan y le cuiden por la tarde. También es una suerte que ellos estén bien y muy cerca, porque están disfrutando de sus nietos una barbaridad (y sus nietos de ellos, claro).

Pero lo que os vengo a contar es algo que quizá a muchos os parezca obvio, pero a nosotros nos ha hecho falta pasar por 3 días de rabietas intensas en un niño que no suele tenerlas, para darnos cuenta, o mejor dicho, para recordar que esto ya lo sabíamos y que hay que cambiar el chip. Que el problema no son los 2 años ni los 3 años, sino que había algo mucho más profundo que estaba afectándole.

Llevo dos semanas intensivas, de trabajar mañana, tarde y noche; y esto ha requerido que mi madre venga a recoger al mayor cada mañana para llevarle a la guarde, se lleve a la pequeña de paseo toda la mañana, me la traiga a mediodía, se vaya a por el mayor otra vez y se lo lleve a su casa a echar la siesta, y ya me lo traiga a las 7 de la tarde. Excepto de viernes a domingo, que son los días que intento reservarme para estar con ellos al 100% y desconectar del trabajo (en la medida de lo posible).

La semana pasada fue todo muy bien, pero esta ya empezó movidita. Lunes, martes y miércoles, a pesar de que ha estado con mis padres menos tiempo, sí ha estado con ellos, lo que se traduce en que ha estado menos con nosotros, y que yo no lo he llevado ni recogido de la guarde. Pues estos tres días han sido la muerte: rabietas cada noche por tonterías, todos enfadados y nerviosos, celos de su hermana (que nunca tiene), no entraba en razón, nosotros hasta las narices… Cada noche me ha costado entre media hora y una hora reconducirle y hacer que todo fuera “bien”, pero a mí me deja sin fuerzas, lo que se traduce en que estoy física y mentalmente agotada esta semana.

La prueba definitiva

El miércoles decidimos que teníamos que volver a una vida normal, sin gritos ni mala leche para acabar el día, así que ayer, jueves, yo le llevé a la guarde y le recogí, durmió la siesta en su cama, nos fuimos todos al parque por la tarde, corrimos y echamos carreras por la calle. ¿Y sabéis qué? Ayer no hubo rabietas, fue todo perfecto, sin gritos ni lloros, sin mal humor, sin nervios. Hoy también voy a llevarle y recogerle, y hasta el lunes vamos a ocuparnos solo nosotros de él.

La semana que viene seguro que vuelvo a necesitar ayuda, y seguro que él nos echa de menos, igual que nosotros a él; por eso, mi objetivo es terminar cuanto antes para que las tardes que se queda con los abuelos sean porque los tres quieren, no porque nosotros necesitemos ayuda para ocuparnos de todo. Porque nosotros lo pasamos mal con las rabietas, pero ni me imagino cómo lo pasa él: se me abraza llorando, sin saber explicarme qué le pasa, y solo dice “estoy cansado” entre lágrimas. No, cielo, no estás cansado, echas de menos a tus padres, y esta es la única forma que conoces para hacérnoslo saber.

Se oye mucho que lo que importa no es la cantidad de tiempo que pasemos con nuestros hijos, sino que ese tiempo sea de calidad (pero ¿qué es calidad? ¿Quién lo decide? Se traduce en que no importa que veas a tu hijo una hora al día si esa hora es estupenda. Hasta esta semana, me lo creía, pero ya no. No, porque lo he comprobado. No, porque le he dado a mi hijo tiempo de calidad y de cantidad dos días, y solo de calidad cinco, sin tiempo, y no ha sido bueno, no ha sido en absoluto suficiente. A mi hijo le da igual que me pase dos días enteros con él el fin de semana si el resto de la semana casi no me ve. Me necesita a diario, en sus pequeños momentos y rutinas, al despertar, al ir al cole, al merendar sentado encima de mí.

Así que no, no nos cuenten rollos, la conciliación es mucho más que tener días libres, ratos libres, y por supuesto no es llevarnos a nuestros hijos al trabajo. Es tener calidad de vida, nosotros y ellos; es tan sencillo como que un niño necesita a sus padres y sus rutinas con ellos para tener estabilidad emocional; es pasar juntos los momentos más “tontos” del día, pero que son los que hacen recuerdos, tradiciones, costumbres… los que recordarán y recordaremos cuando sean mayores. Porque os aseguro que yo no recuerdo las veces que fui al parque (pocas, muy pocas, que en esta familia el odio a los parques se hereda de madres a hijas), pero recuerdo jugar con mi madre en casa, recuerdo que en invierno me ponía el pijama en el radiador mientras me duchaba para tenerlo calentito al ir a ponérmelo, recuerdo sus cuentos, recuerdo despertarme por las mañanas y sentarme a la mesa mientras mi madre me hacía el desayuno, recuerdo ataques de risa aunque no recuerdo el motivo, recuerdo días ayudando a poner la mesa…

Para conciliar, necesitamos tiempo para crear recuerdos, para crear momentos, para inventar historias y vivir aventuras, aunque sea desde la bañera.

Nuestros hijos necesitan tiempo con nosotros, mucho, todo el que podamos darles, y la calidad viene sola, porque somos nosotros los que hacemos que los momentos valgan la pena.

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

    6 COMMENTS

  • Helen Diez 9 junio, 2017 Reply

    Acabo de leerlo y nos vemos reflejados en la historia, con nuestra peque Alicia nos pasa lo mismo, las rabietas a última hora del día, y lo achacamos a que esta cansada y no nos hemos parado a pensar que es porque necesita pasar mas tiempo con nosotros. Voy a seguir tus pasos y ya te contaré cono nos va! Un besazo guapa. Elena (@lasaventurasdeunamami)

    • mamaosopanda 9 junio, 2017 Reply

      ¿Has probado? ¿Os ha funcionado dedicarle más tiempo?

  • Me identifico un montón. Cuando pasamos más tiempo con El Santo notamos que todo fluye mucho más. Lo del tiempo de calidad me lo creía antes de ser madre. Ahora, de hecho, pienso que es mejor más aunque no tan intenso; es decir, ratos compartidos (lo que podríamos decir de calidad e intensos) pero también muchos ratos pululando a su alrededor haciendo vida: ordenando, doblando ropa, cocinando… y en esos momentos dirigirnos a ellos en ocasiones y preguntarles qué hacen, invitarles a ayudarnos, dejarles a su flor (y “espiarles” que mola mucho)… Pero, al final, se hace lo que se puede

    • mamaosopanda 9 junio, 2017 Reply

      Sí, es justo esto, ratos cotidianos, que él sienta que es parte de la familia y que no se le excluye, que te puede ayudar… Pero sí, no siempre todo es tan idílico

  • Gema 9 junio, 2017 Reply

    Tienes toda la.razon…yo recuerdo todas esas.cosas con.mi madre y mi.infancia y tambien quiero que mi hija lo viva y lo recuerde, e sacrificado mi vida profesional para eso y aunque hay dias duros, merece la pena…un saludo

    • mamaosopanda 9 junio, 2017 Reply

      Es muy duro, pero yo creo que merece la pena. Una vez que se toma la decisión, lo mejor es disfrutar cada momento al máximo, porque luego los echaremos de menos 🙂 Gracias por pasarte:)

Deja un comentario

  • Yo no sé para qué me empeño en fijarme en bolsos y otros complementos, si la que mejor me queda y la que siempre llevo puesta es ella😂
.
La semana pasada hicimos un amago de destete, pero fue tan horrible para las dos que he reculado y hemos vuelto a la felicidad☺️ Eso sí, ya había cambiado el agarre (motivo de intentarlo) y me destroza🤦🏻‍♀️ Estamos en proceso de reeducación😬
.
¿Consejos para la reeducación? Duele😰
  • Así de rápido paso a saludar para que no os olvidéis de mí😬
.
¡Qué me gusta una tirolina!
.
#tirolina #parquededonquijote #alcaládehenares
  • Cuando no tienes la suerte de tener hermanos, la vida los pone en tu camino, solo hay que saber verlo y no dejarlos pasar😍
.
Me podría acostumbrar a esto de los findes churriles 😬
  • Dianaaaaaaa, date prisa, ¡que te estoy esperando!
.
¡Me está encantando Barcelona! Salvo por la tontería de que me cuesta respirar por la humedad y tal, se ha convertido en una de mis ciudades favoritas😍
.
Pero claro, la compañía siempre ayuda @unamamicrafter 😍
.
#barcelona #viajedechicas #catedraldebarcelona #yocosomiropa #petovaquero #pichivaquero
  • Este finde he cambiado a mi familia por mis amigas, ¡más de dos años sin hacerlo!☺️
.
Hemos pasado un día genial paseando por Barcelona con @unamamicrafter, rematado por cena en La Barceloneta y risas en el puerto, ¿qué más se puede pedir?🙄
.
Yo os lo digo... repetir mañana día de turismo barcelonés con @unamamicrafter otra vez😱😍
.
Me voy a dormir, que son las 2:50 a.m. y ya va siendo hora🙄
.
#barcelona #findedechicas #findeenbarcelona #findeconamigas
  • Ayer me lo pasé tan bien que no me paré a subir fotos, pero alguna más caerá porque esta boda la quiero siempre a la vista😍
.
¡Estabas preciosa! 
@som6cranks
  • Nuestras ojeras y nosotras ya estamos de camino a Barcelona💃🏻
.
Es mi primer viaje de más de 12 horas sin Mini ¡y no me lo creooooo! ¡Finde de chicas!💃🏻
.
Barcelona, anem cap allà!
  • Un fin de semana sin niños debe parecerse sospechosamente a esto💆🏻‍♀️
.
El lunes os lo confirmo, porque mañana un ave muy bien dispuesto me va a llevar a Barcelona para que no me pierda el bodorrio de mi cangreja @som6cranks 😍
.
Me sigue pareciendo acojonante que lo que empezó como “voy a seguir a esta tía de los tatuajes y los 4 niños que me da muy buen rollo” se haya convertido en “invitada en su boda e imprescindible en mi vida”😍
.
Y es que lo cierto es que instagram tiene muchas cosas malas y está cambiando mucho, pero ya sabéis que yo le debo mucho en cuanto a amigos se refiere☺️
.
#relaxtotal #postureopiscinero #mevoydeboda #lacangrejasecasa #vamosquenosvamos #barcelonaallávoy

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies