maternidad

Cómo me organizo con dos: rutina

Desde que nació Mini Panda las mañanas han cambiado mucho, aunque la verdad es que es bastante regular y me ha puesto las cosas muy fáciles, y menos mal, porque es ella  la que marca los horarios.
Durante el curso : la mayoría de los días, Mini Panda tiene puesta su propia alarma a las 7:3 h.0 de la mañana, le doy de desayunar, le cambio el pañal, y a las 8-8:15 h. la dejo en la hamaca reposando (o directamente en el carro si se ha vuelto a dormir) y me voy a despertar a su hermano.
Otros días se despierta a las 7 h., desayuna y cae redonda de nuevo.
En despertarle puedo tardar o 5 minutos o media hora, depende de lo que me cueste despertarle/vestirle/jugar/rabietas, pero a las 8:35 h., como tarde, suele estar sentado en la trona desayunando.
Es el momento de vestirme y arreglarme a toda velocidad. Si Mini Panda sigue dormida, y no hay incidentes de última hora (véase cacas inoportunas), solemos salir de casa a la hora estipulada (siempre que Little Panda no decida ponerse a jugar/elegir juguete/tocarlo todo/tener una rabieta).
Últimamente la tengo que coger dormida de la cama y meterla en el carro, dependiendo del frío y del tiempo que tengamos le pongo el buzo o la cubro con tantas mantas que casi ni se la ve. Suelo llevarla en pijama; a no ser que se haya despertado antes por algo y me haya dado tiempo a vestirla, no me la juego. Aunque hay veces que al meterla en el carro o en el trayecto a la guarde se despierta igualmente, pero ahí ya estamos en la calle y no hay vuelta atrás.A la hora de recogerle me estreso un poco más, pero como ya me lo sé, procuro no darle vueltas. Cuando salgo de casa a recogerle suele coincidir con la hora de una de las siestas de Mini Panda. Si va dormida no suele haber problema, pero si va despierta… Little Panda sale muy cansado de la guarde y llora por todo, ¡hasta por nada! El problema viene cuando ya estamos llegando a casa, él va predispuesto a llorar, ella tiene sueño/hambre… llora uno, llora la otra… los 5 minutos que suelo tardar desde el portal hasta que le tengo en la cuna para echarse la siesta ?se me hacen eternos! Los dos compitiendo por ver quién grita más… El paraíso.

En vacaciones todo es mucho más relajado: Mini Panda sigue con su alarma de las 7:30 h., come y se queda dormida o relajada encima de mí, y yo aprovecho para avanzar con el blog, recoger, descansar, hacer mis hipopresivos… Aunque últimamente está tan pegada a mí que no me deja mucho margen hasta que se despierta mi terremoto, que suelen ser las 9:30-10 h..
Aquí sigo la rutina habitual: ella en la hamaca para ocuparme de él, pero ya vamos sin prisa. Solemos salir de casa hacia media mañana, vamos a por el pan, al parque, de paseo… Volvemos a mediodía, cambio pañales y dejo a Mini Panda en el carro mientras le preparo la comida al mayor. Hay días tranquilos y días que ella se cabrea porque tiene hambre, y la tengo berreando hasta que acabo, pero ya he aprendido a ir a toda leche e «ignorar» esos gritos, porque no puedo desdoblarme.
él come solo (bueno… a días… Sabe comer solo, pero como no le interesa comer hay que insistirle), así que yo puedo dedicarme al bebé.
Entre unas cosas y otras, no acaba de comer hasta las 15 h., más o menos, y de ahí va directo a la cuna a echarse la siesta. Unos días se duerme antes y otros más tarde, pero se queda tranquilo jugando a su aire.
Tanto en vacaciones como durante el curso, cuando Little Panda está por fin en la siesta es mi momento con Mini Panda, tranquilas, en silencio, bien pegadita a mí… Me encanta ese momento, me paso el día pensando en cuándo va a llegar 🙂
¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Etiquetas:      

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram no ha devuelto un 200.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies