maternidad

Cómo NO desteté a mi hija

destete

Sí, habéis leído bien, esta es la historia de nuestro NO-DESTETE, del destete fallido, del destete que pudo ser y no fue, del destete que nos hacía llorar a las dos, del destete que no ocurrió y que fue lo mejor que podía pasar.

Pero os lo cuento desde el principio: Mini tiene 2 años y 2 meses (26 meses, para los puristas) y sigue tomando pecho para dormir y para conciliar el sueño si se despierta de madrugada. Es todo el pecho que toma, ya hace meses que no pide por la mañana al despertar (salvo ocasiones contadas de despertares cruzados) y también hace meses que entendió que los brazos de mamá son igual de válidos que el pecho para los momentos de aburrimiento, consuelo o similares.

Lo cierto es que ya no me sentía cómoda dándole el pecho en público y, puesto que principalmente pedía pecho por aburrimiento durante el día, decidí suprimirlo y cambiarlo por jugar, y fue genial. Lo mismo con las tomas de consuelo: me sorprendió lo rápido que entendió que el consuelo eran los brazos y los besos, el olor, la ternura, no el pecho en sí. Sin dramas y sin sufrimiento.

Pero dormir… ¡ay, dormir! ¡Eso son palabras mayores! Para ella, dormir es su gran momento, le encanta, nunca dice «no» a la hora de irse a dormir, ya sea la siesta o por la noche. Los primeros 7 -8 días de vida los pasó dormida, no os digo más. Y siempre lo ha hecho quedándose dormida al pecho directamente o se duerme y se suelta, pero con su gran amor siempre ahí (salvo en la guarde, que desde el primer día se duerme sola sin problemas, motivo que me llevó a pensar que si llevaba todo el curso haciéndolo, estaba lista para el destete).

Igual mezclo historias, pero seguidme y os prometo que al final todo hila. Continúo.

El caso es que llevaba unos días que, no sé por qué, había cambiado el agarre y me estaba destrozando el pecho izquierdo, literalmente: tenía heridas y me dolía una barbaridad. Yo llevaba tiempo pensando en el destete, así que decidí aprovechar el tirón y lanzarme. Lo tenía clarísimo.

Inciso: el tan conocido «método padre», básicamente, que por la noche se levante el padre a calmar al bebé, en mi casa no funciona ni de lejos.

Había visto a varias chicas en Instagram hacer el destete con tiritas (les dices que tienes pupa y te pones tiritas en el pezón). El método en sí me pareció bien, Mini ya es capaz de entender el dolor, y me lancé a ello.

Primer error: como solo me dolía un pecho, solo me puse tiritas en ese. ¿Qué pasó? Que ella no se quedó muy conforme, pero me ayudó a elegir y ponerme la tirita y siguió con el otro. ¿Y qué pasó? Que como seguía habiendo succión, un pecho se vaciaba, pero el otro se llenaba… No me las veía tan grandes desde sus primeros meses, ¡ya podían ser así de natural!

Al día siguiente, en la siesta, lo mismo… tengo más luces que un árbol de Navidad, ¿a que sí? Os podéis reír, pero sin pasaros…

Por la noche, hablé con Pilar, de Maternidad Continuum, experta en lactancia, que me dijo que estaba haciendo una burrada y que me iba a dar una mastitis, además de que el método no era especialmente respetuoso. Oh, yeah. Ahí fue cuando dije: «A ver si estás haciendo el memo…» . Porque claro… las chicas que habían usado el método de la tirita:

a) Lo usaron en los dos pechos.

b) Sus hijos tomaban biberón y usaban chupete. Los niños que toman bibe y usan chupete ya están acostumbrados a calmarse y a recibir leche de esta forma, por lo que es muchísimo más sencillo y menos traumático para ellos el destete. Y mi hija, ni bibe, ni chupete.

Haciéndolo de esta forma, y a estas alturas de la lactancia, el cuerpo simplemente detecta que no se succiona más, y deja de producir leche. Peeeeeeeeero es que yo seguía teniendo succión

via GIPHY

Por la noche no pude más y, además de sacarme leche yo, me rendí y le di el pecho para no acabar en urgencias.

Destete 1-Yo 0

Pero yo seguía decidida a ello porque nos veía listas a las dos, así que al día siguiente volví a la carga, pero ya con todo el equipo. Había leído otra forma de destetar: que la madre o el bebé se fueran 2-3 días, y justo coincidió que yo tenía una boda en Barcelona en dos semanas, así que me pareció un buen momento para irme sin ella (pensaba llevármela) y que mi marido se hiciera cargo de todo. Pero como había tomado una decisión y tenía que seguir adelante con ella, decidí mezclar métodos. ¿Os imagináis ya cómo acabó?

La semana previa a la boda fue la del experimento. El martes no le di el pecho ya en la siesta, lloró y lloró; lloré y lloré, pero me mantuve firme, mientras un pensamiento luchaba por hacerse fuerte en mi cabeza: «¿Pero tú estás segura de que esto está bien?». Se durmió como pudo, pero estuvo un buen rato llorando, y yo con ella mientras le decía que no podía ser, le ofrecía abrazos, un chupete, un muñeco… Por la noche, más de lo mismo, pero peor. Llorábamos las dos, ella sufría, no se relajaba, le estaba fastidiando su momento de relax. Me estaba dando ansiedad, pero después de una hora repitiendo lo mismo que en la siesta, se durmió. De madrugada, se despertó y se conformó con un biberón de agua. Parecía que no iba tan mal.

Al día siguiente, en la siesta, más de lo mismo, y yo cada vez más angustiada. Se acercaba la noche y me daba ansiedad, y ella huía del momento «dormir». Mi niña, que según oye «¿vamos a dormir?» sale disparada a su cama, daba mil vueltas para no acercarse ni un poco a su habitación y, cuando finalmente lo hacía, solo era para llorar.

La noche del miércoles aguanté de nuevo, pero llorando tan desesperada como estaba ella. Yo me sacaba la leche en la ducha, muerta de pena viendo las gotas caer y llorando sin parar. Le decía a mi marido que no podía más, que esto no tenía sentido, que algo que nos hacía sufrir tantísimo a las dos no podía estar bien, que nunca habíamos dejado llorar a los niños y no sabía por qué lo estaba haciendo ahora, pero que había aguantado ya dos días y a lo mejor la liaba si daba marcha atrás. Estaba llena de dudas.

Mi pobre no sabía si animarme a seguir o animarme a parar, normal. Me decía que hiciera lo que yo considerara mejor para todos, que él apoyaba mi decisión, fuera la que fuera.

El jueves me levanté pensando que bueno, que ya el viernes me iba muy pronto por la mañana y no la iba a ver hasta el domingo, que ya para lo que me quedaba, tenía que aguantar.

Inciso 2: ¿No os parece que estamos demasiado condicionados por esto? ¿Por tener que acabar lo que se empieza? ¿Por no recular? Yo siempre he sido muy de dejar las cosas a medias, sobre todo las que no me interesan, me hacen perder tiempo o me hacen sufrir, no tengo espíritu mártir en absoluto. También soy de admitir mis errores e intentar solucionarlos.

Durante el día, el jueves no sentí esa ansiedad, lo cierto es que solo me daba en los momentos previos a dormir. Pero llegó la siesta y decidí hacer caso a mi instinto, ni me lo pensé: le dije a mi hija que íbamos a dormir, me dijo que no e intentó huir, pero me señalé el pecho… puso cara de «¿en serio?», le dije que sí, ella señalaba, yo decía que sí… ella durmió la mejor siesta de esa semana ¡y yo me sentí tan bien!

Por la noche, lo mismo. Ella, recelosa de primeras, pero encantada de descubrir que sí, que volvía a tener pecho. Además, coincidió que no se quiso poner el pañal para dormir ¡y durmió del tirón!

Me fui el fin de semana, volví el domingo y por la noche seguía como recelosa, a la pobre le quedó un pequeño trauma. Durante la siguiente semana ya cada vez buscaba menos la confirmación de que había pecho, volvía a sentirse segura. Pero seguía con el mal agarre y me estaba destrozando otra vez. Estuve a base de Purelán y reeducación, y parece que, dos semanas después, todo ha vuelto a la normalidad: ella ha pillado a la primera el tema del agarre, sigue sin pañal y la mayoría de las noches duerme del tirón, el Purelán ha cumplido su función, yo siento que he hecho lo correcto.

No estábamos preparadas para el destete, ninguna de las dos. Al menos, no para un destete forzado por mí. Cuando ella esté lista, me aguantaré y se acabará, pero, al menos, solo sufriré yo.

Y sí, ahora pienso: «¿Pero hasta cuándo?», y espero que, por ella misma, lo deje pronto, pero al fin y al cabo esto es algo nuestro, suyo y mío y, puesto que no ha funcionado que sea yo quien tome la decisión, ahora es ella la que decide 😉

Y, ahora, os cuento un rollo y os doy un consejo: durante esa semana, yo solo le conté lo que estaba viviendo a mi amiga Salo, ¿por qué? Porque está dando el pecho, porque no es una persona pro lactancia prolongada pero es muy razonable y me apoya y me entiende. Pero el día que «recaí» no se lo conté, porque no sabía cuál iba a ser su respuesta y no quería que me condicionara a no escuchar a mi instinto. Error, porque cuando se lo conté a la semana siguiente, lo primero que me dijo fue que apoyaba mi decisión si era la que me hacía feliz. Y lo era.

Con esto quiero decir que hay ocasiones en las que debemos pensar muy bien a quién le vamos a contar nuestras preocupaciones, para estar seguras de que es una persona que nos entiende de verdad y nos va a dar el apoyo que necesitamos en ese momento justo. Ya más adelante, cuando hayamos tomado una decisión firme y sepamos a ciencia cierta que nada nos va a hacer cambiar de idea, se lo podemos contar al resto del mundo, como estoy haciendo yo ahora 🙂

No sé si mi experiencia os servirá de algo o no, pero tenía muchísimas ganas de escribirla 🙂

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

    4 COMMENTS

  • debora 11/10/2018 Reply

    pufff no te puedes imaginar lo q m sirve,yo estoy en la misma tesitura,el tiene dos años y un mes y no toma nada de pexo durante el dia,solo xa dormir x la noche y amediodia,solo cuando podemos.Hay veces q m caliento la cabeza pensado q deberiamos empezar con el destete xo llegado el momento,ni a el el a mi nos apetece.
    Una pregunta,si quieres contestarla,los dias q te fuistes,con la persona con la q se qedo,te conto si lloro mucho y se durmio bien?,o le costo trabajo igual q q s dias q no le distes el pecho?.
    Gracias bonita

    • mamaosopanda 18/10/2018 Reply

      Me alegro de haberte ayudado 🙂 Los días que me fui estuvo con mi marido. Al principio me llamaba, pero entendió que yo no estaba. Ella sola no se durmió, se tumbaba mi marido con ella y le ponía una peli y la acariciaba hasta que se dormía. Tardaba más que al pecho, pero estaba tranquila hasta que ya caía. Espero que te sirva y que, cuando lo dejéis, vaya genial!

  • euti 23/10/2018 Reply

    Bufff. He vivido con mi hija de cerca una lactancia prolongada pero super cómoda, y se agradecen enormemente testimonios así, tan claros, tan duros y tan bien escritos. Lamento mucho lo que pasó, y me parece que toda decisión tomada por una madre en el afán de hacer menos doloroso un trauma a un hijo o hija es más que buena. Chapó

    • mamaosopanda 23/10/2018 Reply

      Muchas gracias 🙂 Las lactancias prolongadas tienen cosas malas, también muchas buenas, pero, al menos por ahora, prefiero estar incómoda y dormir menos que hacerla sufrir a ella. Poniéndolo en una balanza, ella va a pasarlo peor si la obligo a dejarlo que yo si me obligo a seguir 🙂

Deja un comentario

  • ¿Vuestros hijos también se pelean por acompañaros al baño, coger el tampax/compresa, abrirlo y dároslo? ¿Y se asoman a ver cómo te lo colocas o te lo quitas?🤦🏻‍♀️
.
No tienen ni idea de lo que es, pero al menos me consuela que lo ven como algo natural, y hasta entretenido😂
.
#intimidadquéeseso #bosquefinlandés #misretoños #madrededos
  • Me fascinan las plantas🎍
.
Esta (que no sé cómo se llama) me vuelve loca porque de día está como dormida y de noche se levantan las hojas🤩
.
Estaba en el salón, debajo de una ventana con mucha luz y mucho calor. En los últimos meses se estaba poniendo pochilla y decidí ponerla en la cocina por probar🤞🏻
.
La limpié, le quité las hojas secas y la puse en una zona iluminada pero sin luz ni calor directos y ¡tachán!🧙🏻‍♀️ Esa misma tarde ya las hojas estaban más verdes😮 Y al día siguiente, ¡tenía dos florecitas!🤩
.
Me encanta observarlas y la sensación de estar haciéndolo bien😍 De aquí a ir abrazando árboles hay un paso, me lo noto🥰
.
¿Alguien me puede decir cómo se llama esta planta?😅
.
#plantasdeinterior #misplantitas
  • Al que decidió que este año se llevaban las bragas de bikini altas, podríamos hacerle un monumento o algo, porque qué gustazo, oye🧘🏻‍♀️
.
A cambio, hacen las piernas cortas, pero todo no se puede tener y me preocupa mucho más la tripa blandurria y caída😬
.
¡3 hurras por los bikinis altos! Hip, hip...!
.
El bikini maravilloso es de @oysho 👙

#bikinitapatripa #asísí #bikinialto #oyshobeachwear
  • Así, la ola de calor se pasa mejor😌
.
Día de piscina de amigas y sin niños, me siento hasta rara😅 He aprovechado para estrenar el bolso que se hizo @unamamicrafter hace años y que he heredado yo😍 Y solo llevo toalla, libro (¡¡¡LIBRO!!!), cartera, llaves y agua💃🏽 .
Esto es otro nivel😂
.
#piscina2019 #piscinasinniños #bolsodiy #verano2019
  • ¡Bienvenido, verano!
.
Primer día de piscina🏊🏻‍♀️
.
Hay por aquí una señorita que ha cumplido los 3 con fuerza y no para de retarme... verano, ¡dame paciencia!🧘🏻‍♀️
.
¿Consejos para los terribles 3?
.
#piscina #verano2019 #losterribles3
  • ¿Conocéis el libro de los records Guinness de la Ciencia? 🤓
.
El propio subtítulo indica lo que podemos encontrar dentro: lo más asqueroso, apestoso, raro, ruidoso🤭
.
Si pasáis las fotos, os he dejado un par de páginas del interior para que os hagáis una idea, el libro es muy interesante y divertido. Mi hijo tiene 5 años y todavía hay muchas cosas que él no entiende, y otras se las explico adaptadas, pero lo pasamos genial con el calamar colosal y con las uñas...
.
Si vuestros hijos son curiosos, este libro les va a encantar👍🏻
.
#guinnessworldrecords #ciencia #libroguinnesdelosrecords #editorialplaneta @planetadelibros
  • ¡Tres días y vacaciones!🥳
.
Más de dos meses para vivir esta imagen de mamá pata y sus patitos a diario, para jugar, reír, abrazarnos, apretujarnos, pelearnos, cansarnos unos de otros, hacer planes, aburrirnos, viajar... pero siempre juntos😄
.
Vacaciones, ¡venid ya!
.
#vacacionesdeveranoparamí #quevienemamápata #quevienenlospatitos
  • 🧚🏼‍♀️“Y así la magia no acaba nunca,
porque las hadas nunca morirán.
Y es que la magia habita en las hadas
y en las mujeres se reencarnarán.
Y, aunque sorprenda, también se equivocan; de vez en cuando las verás llorar.
No han encontrado el consuelo a una misma, pues los poderes son pa' los demás.
Las hadas buscan, sueñan y nunca desisten.
Las hadas luchan por hacer su meta realidad”🧚🏼‍♀️ (Las hadas existen. Rozalén)🧚🏼‍♀️
.
Edito para reconocer a mi fotógrafa @minabranches el mérito que merece😍

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies